Sunday, February 12, 2006

Lúmenes y reverberancias

Estoy tocando
el lado femenino
del piano.


Indecisión del mundo
entre el día y la noche:
crepúsculo.


Olvidaste
tu canto en algún árbol,
pájaro muerto.


Ramillete de bellezas:
compiten mujeres-flores
en la pasarela.


Náufrago:
señorita palmera,
¿me acompaña?


De mil naufragios
el único testigo:
faro solitario.


A verlo,
se sonrosa el flamenco
en el estero.


Tus mojados pies;
pienso en la mar,
pienso en los peces.


Perdida la mirada:
en la pompa de jabón
la niña ensimismada.


Cocodrilos hembras,
las crías entre sus fauces:
¡tiernas madres!


Al maestro Héctor Carreto

El rastrillo raspa:
¡concierto
de hojarasca!


A Dorian Alejandro, mi hijo (8 años)

Nos vemos al espejo
mi hijo y yo:
fieles reflejos.

Pío Sotomayor (del libro 'Lúmenes y reverberancias', 2004)

Moroleón, Guanajuato, México.